info.ccampoamor@gmail.com

Marga Gil Roësset (1908-1932)

Somos mujeres comprometidas con los valores de libertad igualdad y fraternidad

Marga Gil Roësset (1908-1932)

MUJERES DE LA GENERACIÓN DEL 27

Marga Gil Roësset

Marga nació en Madrid en el seno de una familia burguesa con fuertes convicciones morales y religiosas. Su padre fue general de ingenieros muy condecorado  por sus acciones heroicas en la Guerra de Cuba. Su madre, de orígenes franco-gallego, una mujer muy culta, creativa y muy religiosa que estaba obsesionada con la belleza. Marga tuvo tres hermanos: Consuelo, Julián y Pedro.

Marga y sus hermanos crecieron en un ambiente artístico, donde se estimulaba la creatividad y las ideas originales, aunque excesivamente rígido y disciplinado. Se levantaba muy temprano y estudiaba prácticamente todo el día. Recibía clases de dibujo, piano e idiomas. Además viajaban y visitaban manifestaciones artísticas en todos los grandes museos y teatros.

Su creación artística comienza de forma muy temprana. A los trece años ilustró los libros escritos por su hermana Consuelo “El niño de oro”, publicado en Madrid, y “Rose des Bois”, este último publicado en París y en francés, del que en reseña del periódico Le Figaro se dijo: “…Lo más sorprendente es que quien ilustra es sólo una niña de trece años…con una composición y riqueza imaginativa que podría atribuirse a un dibujante conocedor de todos lo recursos y secretos de su arte…” .

A los quince años pasó del dibujo y la pintura a la escultura de forma autodidacta y, desde el principio, mostró ser creadora de un estilo propio. Trabajó sobre yeso y madera hasta que llegó al granito, material duro y difícil que requiere una asombrosa técnica y gran fuerza física. Su obra creó estupor entre los críticos de la época.

 En 1930, a los 22 años, expone su obra “Adán y Eva” en la Exposición Nacional de Bellas Artes, con la que emocionó al público y a la crítica que le augura un lugar relevante en el mundo de la escultura.

Marga se quitó la vida con tan sólo 24 años y es difícil no indagar en el motivo. Según Nuria Capdevila, historiadora y experta, conocedora de las mujeres Roësset: “… Es difícil conocer el mundo de un artista sin conocer el devenir de su vida…” Y, para resucitar a Marga, según la cineasta y escritora Tània Balló “… Aunque seguimos sin su voz, y sin ella todo serán conjeturas siempre… ¿Cómo hablar de ella sin hablar de él?…”, refiriéndose al poeta Juan Ramón Jiménez del que Marga se enamoró sin ser correspondida y al que dejó una especie de diario íntimo manuscrito con cartas de amor sin valor literario pero escrito desde la más absoluta sinceridad, que fue silenciado por ser un tema tabú para ambas familias hasta que, en 1997, se publican dos artículos con el título “Historia de Marga” de El Cultural de ABC, con mucha información biográfica y parte de las cartas.

Sorprenden los titulares de los diarios que se hicieron eco de su muerte “Suicidio de una señorita en Las Rozas” y textos como “estaba elegantemente vestida”. No se hablaba de su talento aunque ya era una mujer conocida por su obra.

En 2000 se realizó en el Círculo de Bellas Artes de Madrid la primera y única exposición de lo que se conserva de su obra, ya que ella misma destruyó la que pudo antes de su muerte.

En 2015 se publicó “Marga” por los herederos de Juan Ramón y Zenobia Camprubí, con el contenido del diario, las cartas que dejó escritas a su muerte y textos de Zenobia y Juan Ramón. Representa la edición que el mismo Juan Ramón Jiménez hizo del diario de Marga, tal y como él lo proyectó, porque según expresa el poeta: “Tu sufrimiento, muerta tú, se ha quedado expandido sobre mí”.

 El poeta escribiría de ella: “Era un ejemplo de vitalidad exaltada, de voluntad constante. Trabajaba, hora tras hora sin descanso, de pie, con dolor físico…” También la recordará en Españoles de tres mundos : “Si pensaste al morir que ibas a ser bien recordada, no te equivocaste. No te olvidaré nunca. Que hayas encontrado bajo la tierra el descanso y sueño que no supimos darte, Marga bien querida”.

Terminamos con una curiosidad: se ha considerado que el dibujo de Marga “Las Cerezas” guarda tal similitud con el dibujo de Le Petit Principe de Saint-Exupéry que se piensa que éste se inspiró en él para su protagonista 17 años más tarde. Tal como nos decía El principito: “lo esencial es invisible a los ojos”. Demos luz a la obra de la artista, que de haber vivido más años hubiera sido un referente de la escultura y el dibujo, y trascendamos la perspectiva androcentrista en torno a la figura del poeta para que la artista y su obra sean apreciadas y valoradas como se merecen.

¡Reciba todas las noticias!

Regístrese en nuestro newsletter para estar al tanto de las últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.