info.ccampoamor@gmail.com

Derechos Humanos

Somos mujeres comprometidas con los valores de libertad igualdad y fraternidad

Derechos Humanos

Masonería y Derechos Humanos (II)

El perfil de la mujer masona, sus valores y principios se encuentran íntimamente ligados a los ideales de los Derechos Humanos. Los Derechos Humanos son universales y atemporales, poseen una gran fuerza ética y moral, son independientes de los contextos sociales e históricos y propugnan que todos debemos ser tratados de manera igualitaria. Al menos esa es la pretensión que inspira a sus autores. Este principio de igualdad sobre el que se asienta el articulado de la declaración es incompatible con los sistemas políticos o sociales basados en la superioridad de los integrantes de un pueblo, clase social u origen de los seres humanos y, en definitiva, con cualquier sistema político de carácter no democrático.

Las Masonas sostenemos con decisión y valentía los mismos valores universales que proclamaron esos filósofos de la Ilustración: la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, para construir una sociedad más igualitaria, justa, solidaria y respetuosa con la diversidad y que sea capaz de garantizar la libertad de pensamiento, de culto y de expresión, junto con el fomento de la participación y la calidad de la educación para todo ser humano. Nos guían los principios de tolerancia, laicidad, sororidad y respeto a los pueblos y sus culturas, siempre que estas manifestaciones contribuyan a la mejora de la sociedad y a la pacífica convivencia entre los habitantes de la tierra.

Así pues nos comprometemos a promover, fomentar, instaurar y extender en nuestro círculo de influencia esos derechos inalienables que reconocemos y que figuran entre nuestras normas y que nos hacen ser reconocidas por el máximo respeto a la dignidad humana y a la de la mujer, especialmente en su más profunda y extensa consideración a través del respeto a la libertad del otro a expresarse, a solicitar y recibir una justicia igualitaria y a la aceptación de diferencias ideológicas, discrepancias de opiniones y diversidad de creencias. No en vano Olympe de Gouges redactó el 5 de septiembre de 1791 la “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” en la que se parafraseaba la masculina “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” proclamada el 26 de agosto de 1789. Esta Declaración en femenino se considera uno de los textos precursores de la emancipación de la mujer y la reivindicación de la auténtica universalización de los Derechos Humanos a través de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Nosotras, mujeres Masonas, pretendemos contribuir a romper barreras, eliminar distancias, igualar caminos y proclamar la igualdad entre los seres humanos. Quisiéramos llegar a ser ejemplos de vida y desde la sororidad, aspiramos a hacer crecer la flama que prende en otras mujeres para perpetuar los Derechos Humanos y hacerlos extensibles a todos los lugares de la tierra.

Somos conscientes de los problemas aún no atajados desde la Declaración de los Derechos Humanos y que se relacionan principalmente con la constatación de sus reiterados incumplimientos incluso entre los países que los suscriben y defienden. Sabemos que entre la proclamación de una aspiración y su plasmación efectiva en la realidad hay una distancia que no invalida el contenido de la Declaración, sino que ha de impulsarnos a la denuncia de sus violaciones y a la reivindicación de su cumplimiento.

Además de los reiterados incumplimientos nos preocupa el debate entre relativismo y universalismo que conforma en la actualidad la diversidad de posiciones frente a los Derechos Humanos tal y como se encuentran formulados por las Naciones Unidas en 1948. Los más críticos los atacan como producto de un etnocentrismo propio de la cultura occidental y defienden un relativismo cultural que considera todas las culturas iguales y dignas de respeto, por lo que cualquier intervención externa les parece una intromisión inadmisible.

Encontrar un equilibrio entre el respeto a la diversidad cultural y la proclamación de ciertos derechos como universales no deja de ser uno de los retos de nuestro tiempo en el que como masonas nos sentimos concernidas. No renunciamos a nuestra tradición universalista y desde ese punto de vista defendemos la necesidad y validez de los Derechos Humanos para todo ser humano y en todo lugar. Pero esto ha de realizarse con el máximo respeto a la diversidad cultural de las sociedades y de las personas. Ambos principios: universalidad y respeto a la diversidad, forman parte de los valores fundamentales que sustentan nuestro modo de ser y estar en el mundo. 

¡Reciba todas las noticias!

Regístrese en nuestro newsletter para estar al tanto de las últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.