info.ccampoamor@gmail.com

Los superhombres y los mediocres

Somos mujeres comprometidas con los valores de libertad igualdad y fraternidad

Los superhombres y los mediocres

THE ROPE (LA SOGA), Alfred Hitchcock (1948)

Cartel de la película ‘The rope’ (La Soga), de Alfred Hitchcock

La película está basada en la obra de teatro del mismo título, escrita por Patrick Hamilton (1929), y tiene grandes similitudes con un hecho real que tuvo una gran repercusión en la época. La cinta causó gran escándalo en el momento, primero porque sus protagonistas eran todos abiertamente homosexuales y, en segundo lugar, y este es el que nos ocupa, porque la película gira en torno a la idea de que una persona o un grupo de personas se arrogan una posición de superioridad para decidir sobre la vida de otros. Es decir, cual dioses, deciden fríamente quién debe morir y quién debe seguir viviendo.

Estos hechos, que tuvieron lugar en realidad, nos plantean cuestiones tan relevantes como: ¿Hay seres humanos tan superiores como para poder decidir sobre la vida de otros? ¿Y sobre la vida de los animales, tratados como objetos de diversión? ¿Es el ser humano capaz de esto y mucho más? ¿Dónde están los límites? ¿Por qué el ser humano se considera superior al resto o, más bien, por qué hay seres humanos que se creen superiores y son capaces de llevar a una multitud a la muerte o a realizar un proceso de selección?  Esta película tiene varias referencias a las teorías del filósofo alemán Nietzsche sobre los superhombres y los mediocres.

Por tanto, en esta cinta podremos ver cómo un grupo de personas, imbuidas de su perfección como seres humanos, deciden en un entorno trivial de una fiesta quitarle la vida a aquel que consideran inferior o con menos carisma. Es muy interesante el experimento visual y el tema de gran calado para reflexionar y comentar ampliamente que nos ofrece Hitchcock.

La propuesta cinematográfica tiene mucha relación con asuntos sobre los que se reflexiona o se puede reflexionar en cualquiera de nuestros Talleres.  Pone en el centro de la discusión al ser humano como pilar sobre el que se sustenta el mundo y cuyas decisiones afectan o pueden afectar al resto de la comunidad.

Si este argumento lo trasladamos a la Filosofía, podemos expresar de la siguiente manera la visión del ser humano según los diferentes movimientos filosóficos. Platón definía al hombre, en forma jocosa, como un bípedo implume. Para Aristóteles el hombre es un animal político, un animal que habla. Los estoicos y luego los escolásticos, pensaban que el hombre es un animal razonable. Para Rabelais, el hombre es un ser que ríe, para Descartes un ser que piensa, para Kant, un ser que juzga, para Marx, un ser que trabaja y para Bergson, un ser que crea. Estas ideas también nos ayudan a reflexionar junto con la visión de esta obra maestra del gran director del suspense.

La trama se construye en torno a una pareja de brillantes universitarios, Brandon (John Dall) y Phillip (Farley Granger), que estrangulan a un amigo de la facultad, David Kentley (Dick Hogan), con el fin de demostrar su superioridad, estimulados por las teorías de su profesor favorito, Rupert Cadell (James Stewart).

Esconden el cadáver en un arcón sobre el que más adelante se servirá una cena con los siguientes invitados: el padre del muchacho muerto (Sir Cedric Hardwicke); la madre del muerto, que no acude, y en su lugar asiste su tía, la señora Atwater (Constance Collier); su novia, Janet (Joan Chandler); el mejor amigo de David, Kenneth (Douglas Dick); y el profesor Rupert Cadell. La fiesta también cuenta con la asistente de los dos muchachos (Edith Evanson). Esa fiesta transcurre normalmente, hasta que el profesor se da cuenta de lo que está sucediendo, encuentra el cadáver y se enfurece por la brutalidad empleada por sus alumnos para convertir en verdad sus teorías.

Cinematográficamente hablando podemos destacar que ‘The rope’ es la primera película en color dirigida por Hitchcock y rodada en un solo plano secuencia, lo cual obligó a recurrir a trucos ingeniosos.

La película es una de las más experimentales de Hitchcock y uno de los experimentos más interesantes que haya intentado un director importante trabajando con grandes nombres de la taquilla, abandonando la mayoría de las técnicas normales de rodaje para permitir largas escenas continuas, las denominadas plano secuencia. Cada escena dura diez minutos sin interrupciones. Fue grabada en un único escenario, aparte de la escena externa de la calle durante la sucesión de los títulos de crédito. Los movimientos de cámara fueron cuidadosamente planeados y casi no hubo modificación posterior en el montaje.

Los muros del escenario se movían sobre ruedas y podían desplazarse silenciosamente fuera de plano, y luego ser reposicionados cuando estaban dentro de la toma. Un operador designado se encargaba de mover los muebles y otros accesorios fuera de la trayectoria de la gran cámara de tecnicolor, y luego asegurarse de que estuviesen reposicionados en el lugar correcto. Un equipo de operadores de sonido y cámara mantenía la cámara y los micrófonos en constante movimiento, mientras los actores seguían un conjunto de señales cuidadosamente coreografiadas. El extraordinario diorama en el fondo era el más grande utilizado alguna vez en un escenario de sonido. Incluye modelos de los edificios del Empire State y el edificio Chrysler.

Con una gran fuerza narrativa y una ingeniosa innovación cinematográfica, esta película nos enfrenta a cuestiones morales ineludibles y a rasgos de la condición humana inquietantes.

Comentarios: 1

  1. Victoria dice:

    Soy fan de Hitchcock, hace años que no veo esta película pero con el post la volverá a ver, gracias por compartir este enfique

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.